Recetas & Tips

Portada / Recetas & Tips / Artícluos

Nutrición Sistema Inmune y Covid 19

Escrito el 18 de junio del 2020

En el último tiempo el conocimiento sobre el estado nutricional de una persona y la adecuada ingesta de nutrientes ha demostrado tener una estrecha relación con los mecanismos inmunológicos de defensa del cuerpo.

 

¿Qué es el Sistema Inmunológico?

 

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra agentes que pueden ser desconocidos para el organismo.

Este sistema está conformado por un conjunto de estructuras y mecanismo que tienen la capacidad de defender al cuerpo reaccionando a la invasión de agentes extraños como bacterias, virus, parásitos, hongos, levaduras, pólenes, proteínas alimentarias, toxinas, células cancerígenas etc.

No siempre hay reacciones visibles como la fiebre, hinchazón, tos etc. También, puede ser silenciosa.

 

Esta se divide en 2 tipos de inmunidad:

 

  • Innata: es la primera línea de respuesta del cuerpo. Cuando entra un agente desconocido al organismo, el sistema inmune se percata y los macrófagos son los primeros en actuar.

MACROFAGOS

– Si la infección no es grave o si el sistema está bien preparado, los macrófagos la podrán eliminar, por eso el coronavirus no produce síntomas o solo síntomas leves en gran parte de la población.

– Cuando NO consiguen vencer al invasor van a pedir refuerzos. Esto lo hacen produciendo citoquinas, estas viajan por la sangre hasta otros órganos como el pulmón, resultando peligrosas.

 

  • Adaptativa: Las células dendríticas son las encargadas de unir la primera y la segunda línea de defensa.

Glóbulos blancos

Linfocitos T: las células dendríticas les presentan el virus a los linfocitos Testas células se encargan de destruir el antígeno.

Linfocitos B: se encuentran directamente con el virus o el antígeno. Cuando un linfocito B encaja con el virus, comienza el proceso de producción de copias de sí mismo. Estos viajan por la sangre a todos los tejidos y producen anticuerpos.

 

Consejos para mantener el sistema inmune equilibrado

 

a)    Ejercicio moderado: lo ideal para el sistema inmune es la realización de ejercicio moderado. No hacer ejercicio o, por el contrario, realizar de muy alta intensidad, podría provocar una baja en las defensas.

b)    Tranquilidad mental: un estrés prolongado, moderado o de alta intensidad, puede aumentar la producción de hormonas como cortisol y adrenalina, ambas con efectos inmunodepresores.

c)    Crono disrupción: mantener una rutina de descanso, de sueño, ya que varias células de defensas se producen durante ese periodo, entre 5 y 8 horas de sueño.

d)    Dieta equilibrada: evitar deficiencias nutricionales para que el cuerpo pueda obtener todas las sustancias necesarias para el correcto funcionamiento del sistema inmune.

 

A continuación, explicaremos cuales son los nutrientes relacionados con el sistema inmune y donde lo podemos encontrar.

 

LA NUTRICIÓN, SU RELACIÓN CON LA RESPUESTA INMUNITARIA 

 

Los alimentos en general, y los nutrientes en particular, ejercen un papel importante en el desarrollo y manutención del sistema inmune. Tener un adecuado estado nutricional permite mantener y reparar los sistemas indispensables para la defensa del organismo.

 

Salud intestinal

Una de las primeras cosas que es importante y más rápido de controlar es el microbioma, es decir los microorganismos que habitan en el intestino. Este desarrolla una importante función en la respuesta inmune del cuerpo.

 

Para mantener un adecuado equilibrio de las bacterias intestinales es recomendable:

Preferir el consumo    Evitar el consumo
–       Alimentos ricos en fibra: verduras, fruta, legumbres, cereales integrales, semillas y frutos secos.

–       Alimentos probióticos: yogurt, chucrut, encurtidos, kombucha.

–       Alimentos procesados:

–       Grasas saturadas

–       Azúcares refinados

 

 

Los nutrientes y sistema inmunitario

 

En el siguiente cuadro se encuentran los micronutrientes que tienen mayor relación con el sistema inmune.

Nutriente Función Sistema inmune Fuentes
Vitamina C –       Antioxidante,  defensa contra los radicales libres.

–       Estimula la producción y función de leucocitos (glóbulos blancos)

 

Verduras: brócoli, tomate pimentón, perejil.

Frutas: cítricas (kiwi, naranja, pomelo), cranberries, frutillas, arándanos, goji.

Vitamina D –    Antioxidante,  defensa contra los radicales libres.

–       Incrementa el efecto anti-microbiano de los macrófagos.

Origen animal: yema huevo, atún sardinas leche o bebidas lácteas fortificadas, quesos.

Origen vegetal: champiñón.

Sol: exposición durante por lo menos de 15 a 30 minutos por día.

 

Vitamina E –  Antioxidante,  defensa contra los radicales libres. Verduras de hojas verdes: espinaca, brócoli.

Cereales integrales: avena integral, harinas integrales, quinoa, cereales fortificados.

Frutos secos y semillas: nueces, almendras, avellanas, maní, maravilla.

 

Vitamina A –      Antioxidante,  defensa contra los radicales libres.

–       Desarrollo y maduración de glóbulos blancos.

Retinol: activa

Origen animal: hígado, huevo, leches fortificadas.

Origen vegetal: bebidas lácteas fortificadas.

Pro-vitamina A: Betacaroteno

Verduras: zanahoria, zapallo, pimentón, espinaca, acelga, brócoli.

Frutas: damasco y papaya.

 

Zinc –      Antioxidante,  defensa contra los radicales libres.

–       Maduración de los linfocitos B.

Origen animal: huevos, ostras.

Frutos secos y semillas nueces, almendras, maní, castañas, semilla de zapallo.

 

Hierro –      Antioxidante,  defensa contra los radicales libres.

–       Proliferación y maduración de células inmunitarias.

 

Origen animal: hígado, carnes rojas, yema de huevo, mariscos.

Origen vegetal: espinacas, algas, lentejas, garbanzos, porotos, habas.

Frutos secos y semillas: pistachos, almendras, avellanas, maravilla.

Cacao en polvo.

 

Omega 3

EPA/DHA

–       Capacidad de transformarse en potentes señales lípidas anti-inflamatorias y neuroprotectoras llamadas protectinas y resolvinas.

 

Origen animal: salmón, atún, sardinas, jurel.

Origen vegetal: algas marinas.

      ALA

“Ácido Alfa    Linolénico”

 

–  Precursor del EPA/DHA

Frutos secos y semillas: chía, linaza, almendras y nueces.

Aceite de canola.

 

 

Si tienes alguna duda, escríbenos en la sección de comentarios de este artículo y obtendrás una respuesta de nuestra nutricionista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos
Relacionados

¿Cómo conservar frutos secos, semillas y fruta deshidratada?

¿Cómo mantener una dieta saludable en cuarentena?

Últimos
Artículos

Nutrición Sistema Inmune y Covid 19

¿Qué significa activar los frutos secos?

Artículos
Destacados

¿Qué alimentos comprar en tiempos de cuarentena?

Productos
Destacados